Orquesta: Siglos XVI-XVII





En el siglo XVI, cuando se inició la transición de la polifonía a la homofonía, las orquestas eran simples agrupaciones al azar de los instrumentistas disponibles. En Italia, solamente se utilizaban grandes agrupaciones instrumentales en los interludios cómicos de obras teatrales y en obras vocales de gran formato, pero de todos modos casi nunca aparecían indicaciones específicas referidas a la orquestación.




En la época de las primeras óperas (hacia el año 1600), entonces, la orquesta era un conjunto variable de instrumentos, dependiendo de la posibilidad de que los ejecutantes estuvieran o no disponibles.




Uno de los primeros y más notables ejemplos de orquestación explícita fue la ópera de Monteverdi, “Orfeo” (1607), representada en Mantua. Su caudal instrumental era impresionante: incluía prácticamente todos los instrumentos conocidos (menos el tambor): había quince violas de tres tamaños y dos violines; dos flautas grandes y dos flautas comunes; dos oboes, dos cornetas (los antiguos instrumentos de madera), cuatro trompetas y cinco trombones; un arpa y dos claves; dos órganos pequeños y una regalía (órgano portátil de lengüeta). Un total de cuarenta instrumentos.




Monteverdi utilizaba todos los instrumentistas que su mecenas, el duque de Mantua, le brindaba. Seguramente habrá descubierto valiosas combinaciones y contrastes muy efectivos, asociando ciertos timbres con determinadas situaciones dramáticas o estados emocionales.




En esta primera orquesta, los instrumentos de cuerda con arco constituían el elemento sonoro más importante: representaban más de la mitad del número total de instrumentos. Y desde entonces ha quedado para siempre esta insistencia en el sonido de las cuerdas.




La orquesta más famosa de finales del siglo XVII fue la de Luis XIV, “Les vingt-quatre violons du Roy”, que no poseyó sección de vientos permanente hasta principios del siglo XVIII.




Orfeo y Eurídice (Monteverdi): Ceremonia nupcial









Tocata Ritornello Dal mio Permesso amato














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada